miércoles, 30 de septiembre de 2015

Strobing - ¿Con qué se come eso?

Helloooooo y bienvenidos una vez más a mi blog. Sé que los he dejado abandonados pero vuelvo el día de hoy para hablar de un tema que está muy de moda y que a mi en lo personal me encanta y es, como dice el título de este post, el STROBING.

Si no has oído sobre esto entonces vives bajo una roca. El strobing consiste básicamente en iluminar tu rostro (pero en exceso), claro, difuminando muuuy bien para que quede todo muy glowy-radiante.


Como bien saben el año pasado (y el anterior, y el anterior) estuvo muy IN el countoring, el bronzer y todo aquello relacionado con hacer correcciones a tu rostro (afinar la nariz, disimular la papada, resaltar los pómulos) y, con la llegada del strobing, el contorno y el bronceador deben retroceder un poco.

Desde mi punto de vista el contorno se vuelve un poco más suave y el bronceador un poco más ligero lo que hace que el protagonista de la piel sea el highlighter/iluminador: STROBING.

A continuación les cuento paso a paso como interpreto yo esta técnica:

Una vez aplicamos base, corrector y polvos aplicaremos bronceador pero de forma muy suave y sutil, simplemente para dar un tono más cálido al rostro. Posteriormente haremos un poquito de contour solo en el área debajo de los pómulos para afinar el rostro y resaltar los pómulos. Si quieres puedes afinar MUY LIGERAMENTE la nariz para que se vea más delicada. Recuerda que el concepto del strobing es resaltar las facciones únicamente con luz y no con sombras (contour). Por último aplicamos rubor.

Ahora sí, manos a la obra: con el strobing iluminaremos los pómulos (la parte alta de las mejillas), el arco de cupido (encima de los labios), el puente de la nariz, el arco de la ceja, el lacrimal y, si así lo prefieres, el centro de la frente y el centro de la barbilla (eso sí, estos dos de forma sutil o parecerás que acabas de salir del gym por la cantidad de brillo).


Por supuesto la imagen que acaban de ver es REFERENCIAL, no queremos que quede así de marcado, la foto simplemente les muestra dónde debemos aplicar el iluminador.

Lo ideal es utilizar un iluminador en crema o polvo que tenga un subtono que combine con nuestra piel, es decir, si eres muuuy pálida quizás un iluminador dorado no te favorezca y si eres morenita lo más seguro es que un iluminador muy blanco no te quede perfecto. Todo es cuestión de probar y de practicar. Es importantísimo que difuminemos muy bien y que todo sea lo más "natural" posible.



Olvídate de los iluminadores que tienen pedazos de brillantina/escarcha, lo más recomendable es que sean satinados.

Por mi parte estoy ENAMORADA de la sombra de ojos número 223 "Infinity" de la marca KIKO ya que tiene un tono rosa muy pálido y un look bastante satinado y me parece ideal para iluminar mi tono de piel.



El punto de esta nueva técnica es que la piel sea la protagonista del maquillaje, que luzcamos radiantes y saludables.

Si eres del team "mate" definitivamente esta técnica no te va a gustar, sin embargo a mí (que me encantaba el look mate) me ha convencido, ahora soy todo "piel radiante y fresca". También debo agregar que el strobing va de la mano de la técnica conocida como "baking" y que es ideal para lograr maquillajes que duran todo el día (y la noche).

Espero que este post les haya resultado interesante, los espero por youtube.

Un beso.